Incapacidad permanente

Los atropellos, una de las causas frecuentes de incapacidades permanentes en España

Un atropello puede dejarnos secuelas permanentes
Las secuelas de un atropello son a menudo incapacidades permanentes
Desgraciadamente, así es, tanto los accidentes de tráfico graves en coche, como los atropellos, dejan cada año un buen número de afectados en nuestro país con la llamada "Incapacidad permanente" un concepto por el que podemos reclamar una indemnización adecuada y que, además, es totalmente compatible con las pensiones que por este concepto nos puedan corresponder.

Según datos internos, un 10%-12% de las personas atropelladas solicitan alguno de los tipos de incapacidad permanente.

El concepto hace referencia a varios tipos de incapacidades permanentes en función de cómo afecte a la vida de la víctima, tanto personal como laboral, en orden de gravedad tendríamos estos cuatro tipos:
  1. Incapacidad Permanente Parcial para la profesión habitual
  2. Incapacidad Permanente Total para la profesión habitual
  3. Incapacidad Permanente Absoluta para todo trabajo
  4. Gran Invalidez
La primera de ellas, vemos afectada parcialmente la capacidad de ejercer el trabajo habitual, pero no es impeditivo de seguir ejerciendo la profesión. En el segundo caso si sería imposible desarrollar la actividad laboral habitual. El tercero, más grave, impediría ejercer cualquier ocupación o actividad y, por último, el 4º tipo, evidentemente hace referencia a la invalidez de la persona no sólo para su trabajo, sino para sus tareas cotidianas, lo que puede hacer que dependa de otras personas para su día a día.

Para solicitarlas es necesario estar dado de alta en la seguridad social en el momento de haber sufrido el atropello y corresponden importantes indemnizaciones en cualquiera de los casos, que pueden llegar a 382.303,74 € en el caso de la gran invalidez.